Hablemos de las estufas de pellets

Las estufas de pellets son un método de calefacción para el hogar que es fácil de operar, elegante y rentable y energéticamente eficiente. En comparación con otras formas de calefacción doméstica, las estufas de pellets también son más limpias, seguras y ecológicas. 

Las ventajas de las estufas de pellet: Eficientes, asequibles, diferentes estilos, producen menos cenizas

¿Qué son las estufas de Pellets?

Las estufas de pellets son estufas de calefacción independientes o insertos de estufa que se pueden usar para calentar una habitación individual o toda su casa. Aunque se parecen a las estufas de leña tradicionales, las estufas de pellets son más eficientes y queman pellets de madera que producen mucha menos ceniza que la madera. 

Son la forma más limpia de calefacción residencial que utiliza combustible sólido. Puede usar una estufa de pellets para maximizar el sistema de calefacción de su hogar existente, o puede usarla como su única fuente de calor, las estufas de pellets son más eficientes y producen mucha menos ceniza, como puedes ver en https://www.enervill.es/comprar-estufas-de-pellets/estufas-de-pellets-de-pasillo-canalizables/ 

Al elegir su estufa de pellets, siempre es importante tener en cuenta el tamaño y la distribución de su hogar y el tamaño de su estufa en consecuencia. 

Si la estufa es demasiado grande, correrás el riesgo de desperdiciar combustible. Si es demasiado pequeña, no disfrutará de la calefacción eficiente por la que son conocidas las estufas de pellets. 

En algunos casos, es posible que desee más de una estufa de pellets para una comodidad óptima. También debe tener en cuenta dónde instalar su estufa en una habitación y trabajar con un instalador profesional para elegir la mejor ubicación para obtener la máxima eficiencia.

¿Cómo funciona una estufa de pellets a leña?

Las estufas de pellets son fáciles de usar porque su diseño es sencillo. Cada estufa de pellets utiliza los mismos componentes básicos, que incluyen una tolva, un sistema de alimentación de pellets, ollas de quemado y cenizas y un sistema de ventilación y escape. Algunas estufas de pellets tienen sistemas de control incorporados, mientras que otras requieren operación manual.

Cada parte de una estufa de pellets trabaja en conjunto para quemar y distribuir el calor de los pellets de madera. 

¿Cómo funcionan?

Almacenamiento de pellets: para minimizar el desorden y ahorrar tiempo,  almacene sus pellets  cerca de su estufa de pellets. Elija un recipiente de almacenamiento que sea hermético e impermeable para mantener los gránulos secos. Nunca agregue nuevos pellets a un recipiente lleno de viejos. En su lugar, no vuelva a llenar el recipiente hasta que se hayan agotado todos los gránulos viejos, o tenga dos recipientes separados para los gránulos viejos y nuevos.

Tolva: La tolva es la parte de una estufa de pellets, ya sea en la parte superior o inferior de la unidad, que contiene los pellets hasta que estén listos para ser quemados. Por lo general, cargará su tolva una vez al día, tal vez con más o menos frecuencia dependiendo del tamaño de su unidad y la frecuencia con la que queme los pellets.

Sinfín: El sinfín es un dispositivo de alimentación en forma de tornillo que extrae unos pocos gránulos de la tolva a la vez y los mueve a una cámara de combustión, donde los deposita en el recipiente de combustión. Cuanto más rápido funciona el sinfín, mayor es la salida de calor. 

Recipiente para quemar: Una vez en el recipiente para quemar, los gránulos se encienden y crean una llama caliente.

Recipiente de cenizas: a medida que los gránulos se queman en el recipiente de combustión, producen un mínimo de cenizas. El cenicero recoge esta ceniza.

Soplador: Mientras todo esto sucede dentro de la unidad, el sistema de soplado aspira aire más frío de la habitación y mueve ese aire frío sobre las llamas calientes dentro de la olla de combustión. Esto fortalece las llamas, creando una quemadura uniforme y duradera. 

Intercambiador de calor: a medida que la olla quema los pellets y produce calor, se mueve a través de un intercambiador y entra en el soplador, donde se expulsa a la habitación circundante. Gracias al cenicero, este aire caliente también está limpio. Este proceso ayuda a que las partes externas de la estufa de calefacción se mantengan a una temperatura segura.

Tubo de escape: a diferencia de la mayoría de las estufas y chimeneas de leña, no necesita un sistema completo de chimenea para operar una estufa de pellets de manera segura. Todo lo que necesita es un tubo de escape o un tubo que conecte el soplador a una pequeña chimenea en la azotea oa través de la pared detrás de la estufa. Un instalador profesional puede ayudarle a elegir el método de extracción adecuado para el diseño de su hogar y el tipo de estufa. 

Termostato: Algunas estufas tienen un sistema de control digital con un termostato que le permite tener un control total sobre cuántos pellets distribuye el sinfín a la vez, controlando así la producción total de calor de su unidad.

Una estufa de pellets es una inversión que vale la pena para su hogar. En comparación con el petróleo y el propano, las estufas de pellets son más ecológicas, asequibles y convenientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *